Print Friendly, PDF & Email

El Servicio de Nefrología ha aumentado su cobertura para la atención de pacientes que requieren tratamiento dialítico.

Después de muchos años de complicadas  gestiones, se culminó un proyecto que permitirá brindar tratamiento dialítico digno a los más de  mil pacientes que lo requieren en nuestro Hospital y de los cuales solo un 50% lo recibían. A partir de esta semana la ampliación del área y la instalación de máquinas permitirá atender adecuadamente a más pacientes con Insuficiencia Renal Crónica, proporcionándoles dos sesiones semanales de cuatro horas cada una, con ello se disminuirá la morbimortalidad y se garantizará la calidad de la atención.

La Unidad de Hemodiálisis se incrementó de 30 a 60 máquinas, significando un importante avance en la atención de los pacientes con enfermedad renal crónica.

La Unidad de Hemodiálisis permitirá atender a 540 pacientes; la Unidad de Diálisis Peritoneal Continua Ambulatoria atenderá a 300 y en la Unidad de Diálisis Peritoneal Intermitente Automatizada, con 30 máquinas cicladoras, 1 sesión semanal, brindará atención a 180 pacientes; además hay 144 pacientes que continuarán su tratamiento con Diálisis Peritoneal Intermitente Manual.  Estos últimos 2 grupos serán incorporados paulatinamente ya sea a Hemodiálisis o a Diálisis  Peritoneal ambulatoria, según los requerimientos de cada uno de ellos.

 A pesar de la crisis de emergencia por la pandemia de COVID19, las capacitaciones a médicos nefrólogos y enfermeras no fueron interrumpidas, la parte teórica se llevó a cabo a través de videos con asistencia de grupos pequeños de ocho personas y las evaluaciones se realizaron a través de una plataforma virtual. La parte práctica sobre el manejo del equipo lo desarrolló la Droguería Universal con duración de cinco días.

La remodelación del área física dela Unidad de Hemodiálisis fue gentilmente donada por Droguería Universal.

El presupuesto asignado fue de  $3, 000,000.00

La Enfermedad Renal Crónica es un problema de salud pública mundial y que en nuestro país no es la excepción. Tener una estrategia integral, de prevención, detección oportuna, tratamiento adecuado y sustitución renal, marcará la diferencia en el manejo integral de esta enfermedad.

San Salvador, 9 de noviembre 2020.